quienes-somos

La Orden Católica del Temple, está bajo la bendición de Cristo y la guía espiritual del Gran Prior Espiritual de la Orden, S.E.R. Rutherford Johnson, Arzobispo de la Archidiócesis del Suroeste.

Nuestra Orden está constituida como una congregación religiosa laica sin fines de lucro, cuyos objetivos principales son los de fomentar y cooperar en la defensa, conservación de enclaves y monumentos de la Orden del Temple, así como difundir los principios de la Caballería Cristiana y Templaría. Para mejorar la falta de valores en la sociedad, aportando todo nuestro esfuerzo en ayudar a los más necesitados, además de desarrollar, mantener y conservar la práctica de las tradiciones Templarías.

Proclamar la Buena Nueva de Nuestro Señor mediante la integración de todos los hermanos cristianos que llevan la fe dentro de sus corazones, y que las nuevas generaciones de Caballeros y Damas de Cristo, sienten en sí mismos el orgullo de vestir el manto blanco con la cruz patee, como la usaron nuestros antecesores, con la bendición de la Iglesia Católica y su Santidad, el Papa Francisco I.

La OCT es una Asociación que pretende continuar los principios Templarios en el siglo en que vivimos y básicamente perdidos hoy en día, basándonos en que los valores cristianos en la familia, la educación y en la sociedad, son una pieza fundamental en el desarrollo de los hombres y mujeres, por ese motivo esta Asociación tiene centrada sus pretensiones en la realización de obras sociales mediante la cooperación, y desarrollo de acciones para ayudar a los más necesitados.

Los miembros de la OCT realizan tareas de voluntariado en diversos campos, como ayudas en la Casa de la Caridad, Comedores Sociales, Custodias, Protección Civil, etc. También estamos implantando cursos de capacitación para el trabajo y para el conocimiento del Temple en la Edad Media. Además de otros cursos de tipo social, religioso, cultural e histórico.

Uno de los principales objetivos de la OCT y muy necesario para el devenir del Temple, la unificación de todas las fracciones Templarías Católicas, existentes en el mundo, con acuerdos unilaterales de colaboración y bajo el alero de la Iglesia Católica y su Santidad el Papa, Francisco I

La OCT no es una secta, ni organización esotérica, somos hombres y mujeres humildes que sentimos al Temple en nuestro interior y deseamos poder decir, somos Templarios, y que nadie se extrañe y piense mal de aquellos que hicieron tanto por la historia y por la sociedad actual. Creemos que ya es hora de acabar con tanto secretismo que ha dado lugar al Temple Esotérico y volvamos a la sociedad trabajando y aportando nuestro esfuerzo y nuestra voluntad de entrega. Esa es la única misión de los Caballeros de Cristo, ayudar sin mirar…

La OCT no pertenece a ninguna logia, secta o sociedad hermética, ocultista o iniciática; como tampoco es una sociedad de amigos que se reúnen para cenar. Es parte integrante de todos los Caballeros Templarios del mundo (y que aboga por la unificación de todas las ramas Templarías bajo un solo Temple, bajo un solo Credo, bajo una única bandera y un solo Maestre). Estamos debidamente legitimados y registrados ante las autoridades nacionales e internacionales.

La OCT, es una congregación religiosa de la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo, aunque por la Bula de Clemente V fue suspendida y hasta que no se dicte sentencia final y definitiva en el proceso iniciado en 1307 su denominación será del todo considerada como tal. Ahora bien, el nombre de la Orden se conserva en todo el mundo y se seguirá conservando, aunque la naturaleza jurídica actual es la de una asociación sin fines lucrativos. El concepto de Orden Religiosa en nuestros días ha quedado totalmente relegado a una actividad de carácter seglar, por lo que ahora todos los Templarios somos seglares.

Es importante destacar que los integrantes de la Orden en España, Chile, E.E.U.U. Argentina, Bolivia, Venezuela, Perú, y sus antepasados eran de origen católico y con absoluta obediencia a su Santidad el Papa, hoy en día hemos querido que esto siga siendo así, por lo que solo se admiten personas que se consideren católicos y así lo atestigüen. La OCT no tiene restringida la admisión a ninguna persona, aceptamos a todos sin excepción de nacionalidad o raza, que sean cristianos y respeten la Iglesia y su máxima autoridad.

La OCT es una asociación humilde y austera, no existen uniformes ni dorados distintivos, ya que los Templarios por regla los tenían prohibidos, en esta congregación se valora la calidad del ser humano y no a su poder adquisitivo, por lo que tienen el mismo tratamiento un doctor, un sacerdote que un albañil, “todos somos iguales a los ojos de Cristo”.

Actualmente la OCT cuenta con un Maestre y un Priorato Magistral Internacional, con sede Prioral en España. Y con acuerdos de colaboración con la Iglesia y otras Ramas Templarías de América y Europa. Estando en continuas conversaciones con todas aquellas ramas que demuestran el verdadero espíritu de los Pobres Caballeros de Cristo

Fr+ Federico Leiva i Paredes
Precepor General